La infancia y la adolescencia son una etapa definitiva en el desarrollo del ser humano, su atención y cuidado condicionan las oportunidades para el futuro. En reconocimiento de esta calidad particular, la comunidad internacional y la legislación nacional han consagrado la necesidad de una protección especial que garantice el goce efectivo y pleno de los derechos a los niños, niñas y adolescentes.

Estos derechos, universales, prevalentes e interdependientes, pueden ser amenazados por el entorno de los niños, niñas y adolescentes. Por tanto, es imperativo para este entorno dar protección integral y garantizar el desarrollo armónico e integral de la infancia y la adolescencia a través de la corresponsabilidad de la familia, la sociedad y el Estado.

El concepto de protección integral desarrolla el principio de interés superior de los niños, niñas y adolescentes por medio del “reconocimiento como sujetos de derechos, la garantía y cumplimiento de los mismos, la prevención de su amenaza o vulneración y la seguridad de su restablecimiento inmediato” (artículo 7, ley 1098 de 2006, código de infancia y adolescencia). De igual forma, todos los derechos deben garantizarse simultáneamente.

En consecuencia, y cumpliendo con su misión, CRAN contribuye a la protección integral de la infancia y la adolescencia con las premisas siguientes:

  • La familia es el contexto idóneo para el desarrollo de la infancia y la adolescencia.
  • El restablecimiento de derechos se ejerce desde la atención cualificada de los niños, niñas y adolescentes.
  • La prevención es responsabilidad del adulto.